FOTOGRAFÍA


  Fotógrafa freelance
No había cumplido los diez años que ya utilizaba la vieja cámara Canon A-1 de mis padres en nuestros viajes familiares en Perú y América Latina. En la universidad tomé mis primeros cursos de fotografía y descubrí maravillada un ignorado cuarto oscuro. En ese reino analógico lo más trascendente que revelé fue el darme cuenta que necesitaba de la fotografía como vía de escape y espacio creativo. Años más tarde pude hacer un postgrado en fotoperiodismo en Barcelona. Había que hacerlo oficial.

Acompañar mis trabajos de campo como antropóloga de una cámara me resultó natural. Quería darle rostro a todos los testimonios, a todas aquellas personas que con paciencia y generosidad aceptaban someterse a largas entrevistas e interrogatorios día tras día. Actualmente, como fotoperiodista, busco completar el mundo de las palabras con el de las imágenes para poder transmitir las historias de la forma más cercana posible. Y a donde voy, va mi cámara.